2017/02/11

La mitología



Desde que con la hominización los humanos desarrollaron la conciencia de sí mismos y la capacidad de preguntarse por el origen de cuanto le rodea, muchos han sido los tipos
de respuestas que ha dado a sus interrogantes. Los mitos son el primero de ellos.

Varios siglos antes de la Era Cristiana, los mitos constituyeron las primeras grandes producciones escritas que recogían milenarias tradiciones sobre el origen del mundo, del hombre y de las civilizaciones. Mesopotámicos, hebreos y griegos, además de otros pueblos orientales, explicaban a través de sus religiones cómo los dioses crearon o pusieron orden en el universo. Por tanto, preguntas sobre el sentido de la existencia humana (destino y libertad) o de la moral (la fortuna, la justicia), eran contestadas en las epopeyas de

Homero.

Los filósofos más racionalistas suelen presentar el mito como un concepto prelógico e irracional, superado por la filosofía. Sin embargo, el mismo Platón afirmó que el conocimiento lógico, acaso por su carácter abstracto, tiende a desaparecer de la memoria tras un tiempo, en cambio el mito perdura como relato con contenido
filosófico.

Para Platón, el mito es más que un relato fantástico, es una imitación del modelo ideal original, que sirve de modelo de la realidad sensible. Ya en la filosofía moderna, Nietzsche identifica en el mito la expresividad dionisíaca (de las pasiones, los sentimientos, la irracionalidad), reprimida por la racionalidad filosófica. 

El filósofo propone, entonces, una revalorización de las metáforas, de las alegorías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario